Cultivar microalgas

Espirulina: sus propiedades y métodos de cultivo

spiruline-comment-la-cultiver

La espirulina es EL superalimento del que se habla hoy en día. Es una de las cuatro microalgas autorizadas para el consumo humano. Repleta de beneficios para el ser humano, ¿por qué está atrayendo tanta atención?

¿Qué es la espirulina?

La espirulina es una cianobacteria filamentosa que tiene más de 3.500 millones de años. Sí, lo ha leído bien. La espirulina no es exactamente una microalga porque su información genética no está guardada en un núcleo. Es un organismo procariota. A diferencia de la Chlorella, por ejemplo, que es un organismo eucariota y tiene un núcleo. Por cierto, si quiere saber más sobre cómo cultivar la Chlorella puede encontrar más información aquí.

Espirulina es el nombre común que recibe la Arthrospira platensis. Su nombre se debe a su forma de espiral, fácilmente reconocible, de unos 10 micrómetros, casi 5 veces menor que el diámetro de un solo cabello, como puede verse en la foto más abajo.

A veces también se le llama «alga azul-verdosa» por sus pigmentos específicos de color azul-verde, como la ficocianina.

Spiruline au microscope

Vista microscópica de la espirulina

Consumo de espirulina

Una vez cultivada y cosechada, hay varias formas de consumir la espirulina: ya sea fresca y todavía con mucha agua, a veces sólo enjuagada (en forma de pastas para untar), o seca después de haber pasado por un horno de laboratorio, por ejemplo (en cápsulas, en copos o en forma de pequeños fideos). Puede comerse sola, espolvoreada sobre diferentes tipos de alimentos (zumo, pan), o incorporada como ingrediente en diferentes recetas dulces o saladas.

Aunque está muy de moda en la actualidad, no es un alimento nuevo. Los Mayas y los Aztecas ya cocinaban preparados a base de espirulina que llamaban «tecuitlatl» mucho antes de la llegada de los españoles en el siglo XVI.

Consumidores habituales de algas, estas civilizaciones cosechaban la espirulina de la superficie del agua de los lagos, por ejemplo, y luego la secaban al sol.
La espirulina se sigue consumiendo mucho en África, como en Chad o Níger, en la mayoría de los platos locales.

Espirulina, el superhéroe de las microalgas

Si en la actualidad la espirulina tiene tanto éxito es por sus excepcionales propiedades nutricionales.

Espirulina, más fuerte que las espinacas de Popeye

Natural y fácil de producir, 100 g de espirulina contienen 63 g de proteínas, frente a los 22 g del pollo y los 13 g de la misma cantidad de huevo. Es un alimento completo. Además de tener el mayor contenido de proteínas de todos los alimentos, también es muy rica en ácidos grasos poliinsaturados (también conocidos como ácidos grasos buenos), vitaminas como la B1, B6 y B12, pero también en hierro.

La espirulina se recomienda para diversas deficiencias como la anemia (por su contenido en hierro), para los deportistas para la recuperación después del ejercicio, y la síntesis de glóbulos rojos (vitaminas B6 y B12), o simplemente para estar en buena forma cada día.

La espirulina y la lucha contra la malnutrición

Con sus excepcionales propiedades nutricionales, la espirulina ha desempeñado un importante papel en la lucha contra la malnutrición. En los años 60, la OMS y la UNICEF reconocieron y destacaron el valor de la espirulina para la nutrición humana. Varias asociaciones se movilizaron para crear centros de producción en los países que luchan contra la malnutrición. Estas medidas han proporcionado puestos de trabajo a la población local y les han distribuido el complemento alimenticio. Hoy en día, la producción mundial de espirulina ha alcanzado los 5 millones de kilogramos cultivados. En Francia, producimos unas 70 toneladas al año. Es la microalga que ostenta el récord de kilos cultivados (en Francia).

Por ello, el sector está tratando de industrializar la producción para satisfacer las necesidades de la población. Una de las ventajas de la espirulina es que es relativamente fácil de cultivar.

Los diferentes sistemas de producción de espirulina

La espirulina puede cultivarse utilizando diferentes sistemas, tanto a pequeña escala como de forma industrial. Los fotobiorreactores y los estanques son algunas de las tecnologías más comunes.

Raceways, el sistema tradicional

Los raceways o estanques son sistemas de cultivo fáciles de implementar. Sin embargo, sólo son adecuados para algunas especies que toleran los estanques, como la espirulina. Suelen ser rectangulares con esquinas redondeadas. Un divisor separa sus medios para incorporar un sistema de agitación, como una rueda de paletas. Estos sistemas requieren una gran cantidad de espacio disponible y un elevado consumo de agua. Además, dependen mucho del clima y de las estaciones, especialmente de la temperatura y la luz solar. Si el acceso de la espirulina a la luz es bajo, también lo es la productividad. Cuando los estanques son abiertos, también hay que controlar la contaminación para proporcionar algas de calidad.

Fotobiorreactores, el método innovador

Los fotobiorreactores son sistemas de cultivo cerrados optimizados para el cultivo de microalgas de todas las especies y para protegerlas de la contaminación externa. Los productores controlan los parámetros de cultivo, como el pH, la temperatura o la luz. Esta herramienta de producción es menos complicada y facilita el arranque, el monitoreo y la cosecha del cultivo. También cumple los requisitos de cantidad y calidad.

En Synoxis algae, ofrecemos una tecnología de agitación suave por AirLift llamada «SALT». La tecnología SALT crea un movimiento en espiral en un sistema tubular. Esto permite que las microalgas evolucionen en un ambiente que estimula su desarrollo, con un mayor acceso a la luz y permitiendo una longevidad significativa del cultivo, especialmente en el caso de los cultivos continuos. La tecnología SALT también permite evitar la formación de biopelícula, obtener concentraciones más elevadas y disponer de un producto libre de contaminación asociada a elementos externos. Esta tecnología se adapta perfectamente al cultivo de espirulina, pero también a la producción de inóculo. Obtenemos tasas de producción de 8 gramos por litro de masa seca, ¡casi ocho veces más que en un estanque!

¿Quiere saber más? ¡Contáctenos para hablar de su proyecto o de sus necesidades de producción!

Photobioréacteur en culture de spiruline